viernes, 19 de febrero de 2010

CUENTO SOBRE LA SOLIDARIDAD Y EL COMPAÑERISMO

LAS HORMIGAS (Eduardo Galeano)

Tracey Hill era una niña de un pueblo de Connecticut, y practicaba entretenimientos propios de su edad, como cualquier otro tierno angelito de Dios en el estado de Connecticut o en cualquier otro lugar de este planeta.
Un día, junto a sus compañeritos de la escuela, Tracey se puso a echar fósforos encendidos en un hormiguero. Todos disfrutaron mucho de este sano esparcimiento infantil; pero a Tracey la impresionó algo que los demás no vieron, o hicieron como que no veían, pero que a ella la paralizó y le dejó, para siempre, una señal en la memoria: ante el fuego, ante el peligro, las hormigas se separaban en parejas, y de a dos, bien juntas, bien pegaditas, esperaban la muerte.


12 comentarios:

  1. sencillamente horrible, favor revisar esos "cuentos para niños" que publican...

    ResponderEliminar
  2. Revibsenlos fue horrible si eso para niños ya me imagino los demas

    ResponderEliminar
  3. que cosa mas horrible pongan algo bueno

    ResponderEliminar
  4. estubo genial y si no les gusto ponganse a inventar uno para los adolecentes fue genial

    ResponderEliminar
  5. el que leyo esto perdio su tiempo

    ResponderEliminar
  6. que pesimo cuento para niños mas cuidado aon lo que publican

    ResponderEliminar
  7. no creo que a los niños les guste ese cuento tan horrobe

    ResponderEliminar
  8. no creo que a los niños les guste ese cuento tan horrobe

    ResponderEliminar
  9. ta bueno pa reflexionar
    pinches crioos de mierddd como se ponen a qemar hormigas

    ResponderEliminar
  10. aue le chinge su padre y a todos ustedes les violen 5 negros muertos de hambre

    ResponderEliminar